15 marzo 2008

Bien podría ser un blues

Ilustracion de Audrey Kawasaky


Levantar el teléfono, marcar ese número que la memoria te trae con la docilidad de las olas, esperar el tono deseando que al otro lado se conecte un contestador...
Un "tuuuu",
dos...



- Si?

- Dolors?

- Hola Mar...

- Felicitats!

- T´has enrecordat! Em fas contenta!

- I es clar! Com a anat el dia?

- Molt bé, noia! Ara anavem a sopar amb el teu pare (Joan, és la Mar!) vols parlar amb ell

- No! No cal... Només trucava per felicitar-te i ja no t´entreting més...

- El pare vol saber com estás... Et troves bé? I la panxa? Ja creix?

- Sí... tot bé.., tot bé... Vinga no us trec més temps, passe-ho molt bé aquesta nit...

- Gràcies maca i fins una altre!



Y en "Tareas pendientes" una cruz en la entrada "Llamar a Dolors para felicitarla por su Santo". Supongo que esa es la función de los Ministros de Asuntos Exteriores... A veces añoro no ser una nación entera para que un sujeto con traje levante el auricular, marque un número y soporte que tras dos o tres tonos una voz del otro lado diga "Si?"

Si el auricular fuera un saxo, todo esto bien podría ser un blues


1 comentario:

o chaíñas dijo...

Que os blues nos sexan propicios...