12 mayo 2008

CON EL CORAZÓN EN LA MANO


Si existe el cielo más de 2.500 niños judíos te abrirán hoy sus puertas. Desde aquí millones de personas te agradecemos que nos muestres que en el mundo existe la bondad, que podemos elegir el bien y que vale la pena dar la vida por los demás, aunque no os conozcan, aunque el mundo después no te lo reconozca.

A partir de hoy el mundo es un lugar un poco más sombrío

2 comentarios:

ANA dijo...

Hola Mar:-) Dicen que cuando se envejece uno tiene la cara que se merece. Es tan bonita en esa foto que cuando joven, irradia bondad y la vida, que tanto nos modifica, a ella la hizo más bella. Lo que más me hace pensar es la fortaleza de carácter que debió tener para asumir todos esos riesgos. El heroísmo cotidiano, el verdadero. Queda en nuestra retina su imagen, para siempre. Afectuosos saludos.

Universo Anita Beige dijo...

Sin duda alguna la cara es el reflejo del alma, no hay más ue ver una sornisa inocente, unos ojos brillar, para uno darse cuenta de qué tipo de persona tiene uno delante... yo también creo que es preciosa la foto, como la ivda de esta mujer...